WYSIWYG Web Builder
El Gavasella tiró de practicidad para imponerse a un Trinidad & Tobago light, que se presentó con sólo 5 jugadores, sin brasileño ni portero nato, pero que dio guerra en la primera parte fruto de los errores propios y las concesiones del ayer trencilla, otrora señor de la garita. Una falta de Iván rompió toda resistencia para acabar encarando un final plácido hasta la cuarta victoria consecutiva que da opciones de mejora clasificatoria en los dos partidos que restan para el final.

Los grosellas estiraron el inicio del partido para poder contar con un recambio, pero se no tuvieron presente conectar el despertador. Aún y así, dormidos en los laureles, el Gavasella se puso 2-0 con muy poquito, un disparo de Iván al primer palo que hubiera despertado las iras de Cu de ser Lucas el portero, y otro tiro potente del mismo Iván fueron suficientes para encarar el partido y dejar paso a una siniestra exhibición de pérdidas de balón, ya fuese con entregas al contrario o al tendido.

Aprovechando que el Gavasella se encontraba en plena batalla consigo mismo, los triniteros igualaron el marcador con los mismos pocos méritos que los grosellenses. Moldy, que acababa de ingresar al terreno de juego cuatro partidos y un viaje express en moto después, se marcó un CUnit, con una mano -dudosa- en la primera acción sobre el terreno de juego. Penalti que chutaron los gemelos Derrick casi al unísono, treta que sacó de sus Iker casillas a Porter y sirvió para recortar distancias (2-1). De la misma chistera, la del árbitro, nació el 2-2, en una jugada en la que el portero tobaguense sacó de puerta con el pie para asistir a un compañero que aprovechando la somnolencia de Henke superó a Porter. Justo después del empate el árbitro reconocería su error, pero no rectificaría ya su decisión.

Jugando al tran tran, y sin síntomas de mejora, un centro desde la derecha lo remataba Moldy en segunda instancia y desde el suelo en boca de gol al fondo de la red (3-2). Cu, que antes había fallado un clamoroso mano a mano, no falló esta vez a la hora de empujar el balón a la red, culminando la única acción combinativa destacable de la primera mitad, elevando el marcador hasta el 4-2 con el que el partido llegaba a su intermedio.

En la segunda parte, con Lucas en modo Makelélé, no por lo negro ni confirmamos ni desmentimos que por el calzado, si no porque era capaz de recuperar todos los balones que antes había perdido, Trinidad y Tobago volvió a meterse en el partido en un contragolpe finalizado con clase sobre la salida de Porter (4-3). El susto fue momentáneo, pues Iván volvió a tirar de compás para encontrar sitio donde no lo había, y poner el 5-3 de falta lejana marca de la casa. Acto seguido, de nuevo Iván con un trallazo a la escuadra regalaba tranquilidad (6-3), y Cu certificaba su reconciliación con los remates a puerta vacía finalizando una asistencia de Henke (7-3).

Otra colada por banda izquierda resuelta esta vez con chut arriba puso el 7-4, tan intrascendente para el devenir del encuentro como el tuya mía entre Henke y Lucas que cerraba la contienda con el definitivo 8-4, primer tanto del neófito progenitor desde que estrenara su nueva faceta.

No fue el Equipo de la Alegría, pero desde su grisácea performance supo sumar los tres puntos que permiten encarar la Semana Santa con relajación en espera de los dos últimos envites frente a rivales directos por la cuarta plaza.
Web oficial del Gavasella
Foto Temporada 2012-13
 
 
INICIO
CLUB
PLANTILLA
ESTADÍSTICAS TOTALES
TODOS LOS PARTIDOS
Jornada 24 (07-04-17)
GAVASELLA - Trinidad & Tobago: 8-4